Se ha producido un error en este gadget.

mayo 31, 2007

Nació ERIC, hijo de Paula y Marcelo...

A mi particularmente me sigue pareciendo un signo de esperanza la vida, las nuevas vidas sobre todo. Dios, que se vuelve a hacer niño, en cada niño, en cada niña, en cada ser que viene y nos compromete a seguir luchando y a seguir creyendo que vale la pena vivir... a pesar de todo.

Un abrazo a Paula y Macelo, los nuevos padres, y......... ANIMO!.

Habla (escribe...) la feliz madre:

Nació el pasado martes 29 (de mayo, en Montevideo - Uruguay), un par de semanas antes de la fecha prevista, con parto bastante
bien por suerte (no anestesia, aunque sí un calmante, no episiotomía, etc.). Como en el
embarazo se veía que era chiquito y estaba creciendo poquito, se decidió inducir el parto y
controlarlo afuera de la panza, digamos.
Datos que no pueden faltar en este tipo de email: Pesó 2.480kg y midió 46,5cm.
Bueno, así que pasó a estar en observación (cuidados intermedios) por 48hs más o menos
(también porque me dieron calmante antes del parto y eso lo dejó medio atontado), de las
cuales 24hs con suero y luego íbamos cada 3 horas con Marcelo para cambiarlo, etc. y darle de
mamar, hasta que pasó a estar con nosotros en la habitación. El sábado recién nos vinimos a casa con él, ya que evolucionó bien y todo.
De todas maneras lo van a venir a controlar algunas veces (los de Educación Materno Infantil
del Casmu siempre hacen un seguimiento a los prematuros, chiquitos o problemáticos), mañana o pasado ya vienen. En el Casmu me restringieron un poco las visitas cuando llevaron a Eric a nuestra habitación por razones obvias. Así que esa restricción la vamos a seguir por unos días acá en casa, no sólo porque estamos más que desbordados sino también para evitar que mucha gente se le acerque, etc. De más está decir que tampoco está vacunado, para eso tiene que llegar a tener cierto peso. Así que acá estamos, con Marcelo, ya exhaustos y tratando de ver cómo nos organizamos en la jornada de (sólamente) 24hs... Ahora son las 4 am y acabo de cenar, mientras Marcelo duerme un rato (él ya cenó mientras yo dormía...) aprovechando que Eric duerme.
Marcelo sólo tiene hasta el martes de licencia (5 días), ¿qué haremos después? Ni idea...
Marcelo y yo estamos chochos, Eric es precioso (¡típico comentario de madre!) y estamos que
todavía no podemos creerlo. Bueno, ya ven que no podía avisarles nada antes, no esperábamos que naciera tan pronto... En alguna otra pausa que tenga les mando algunas fotos más...
Un beso, Paula

mayo 28, 2007

Calor de hogar II

Sigo... y es que realmente no puedo dejar de pensar en esto del hogar... y ahora lo que pienso es en la otra suerte... la de contar con muchos hogares (¡válgame! y no hablo de bigamia que conste...jiji) No, hablo de todas esas casa, las de los amigos y amigas que me hacen sentir precisamente el mismo calor... el mismo sentir de algo así como que "estoy en mi casa". Mientras más lo pienso, más lo veo y no puedo dejar de mencionarlo porque de verdad me siento muy afortunada. Soy dichosa porque puedo decir con sinceridad que hay muchos sitios donde me siento en casa, y todo se lo debo no a sitios hermosos si no a 'gente hermosa', porque al final... quizá Hilda, de nuevo, tenga razón, y no es una casa, es la gente que uno encuentra y que lo acoge quien brinda ese calorcito, esas ganas de volver cada día, o de vez en cuando, esas ganas de volver a compartir tantas cosas... pues sí!, tal vez es cierto, y no es una casa, no son sus paredes, no es un sillón confortable ni una cama a mi medida... tal vez sencillamente, SIEMPRE se trate de personas, muchas y variadas, o pocas y parecidas... no lo sé, lo que sí sé es que si soy muy honesta hay muchos sitios, mucha gente, para mi suerte, con la que al encontrarnos experimento esa sensación tan especial de comodidad que tan sólo brindan las buenas compañías... qué decir, mi hogar, muchos sitios, muchas personas, vaya cosa quién lo diría... también muchos paises: Perú, Bolivia, España, Alemania, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costar Rica, El Salvador, por supuesto! en fin... quizá al final, la cosa sea simplemente como la describio Hilda en la frontera, o sencillamente como la describe la escritora chilena (Marcela S.) en uno, para mi gusto, de sus más hermosos libros (El Albergue de las mujeres tristes): "el hogar es ese sitio, donde uno deja de sentir frío".

mayo 22, 2007

Calor de hogar

Cuando escuchamos esa frase, creo que lo normal es pensar en una casa, en la gente que amamos, en la comodidad de un sillón, tal vez en nuestra cama... en fin... todo siempre dentro de una casa por pequeña o grande que sea ¿o no?.

Son las 3:00 de la tarde, mi mami y yo venimos de Guate de vender y vamos pasando en nuestro regreso a "nuestro hogar" que ya está a tan sólo un par de horitas...

Hilda, la misma de siempre, la chica de la frontera:

-¿Hilda, y a qué horas se va de aqui?, pregunto (porque todas las demás ya se fueron).

-Yo, hasta en la noche me responde. Porque yo a mi casa llego sólo cuando ya no aguanto el sueño, así sólo llego, me acuesto y no sé nada más hasta el siguiente día... porque para mi, la calle es mi casa y mi todo. Yo aqui río, lloro, como, bebo, platico, y vendo. Aqui hago todo, y a la casa llego, tan sólo para dormir.

Silencio... ¿qué le puedo decir?

Durante el camino, no soy capaz de olvidarlo y mientras le doy vueltas y vueltas, doy gracias a Dios por la dicha de un hogar al que tengo ganas de volver aún cuando a veces hay cosas dificiles de vivirse. Por tener un lugar donde cada día, alrededor de una mesa, es posible partir y compartir el pan, reir, llorar y sentir eso, que muchos, pero no todos -ahora lo sé- conocemos: el calor que sólo da el hogar.

mayo 09, 2007

hablemos de la prevención.

A todas las edades de la vida y en cualquier pais de mundo la muerte es posible y sucede. Sin embargo, hay países, como el mío, donde más que una posibilidad es "el pan de todos los días".

Estoy trabajando como facilitadora con niños y pre-jóvenes, en un programa preventivo que quiere hablar con los chicos sobre muchos temas de su interés, esperando por lo menos, despertar un gusanillo que les invite a pensar cuando les toque enfrentar esas decisiones tan dificiles que se presentan a los preadolescentes y a los adolescentes referente a muchos temas...

El caso es que estos bichos tienen entre 12 y 15 años aproximadamente, viven en algunas de las barriadas o las zonas rurales cercanas a San Salvador y hemos tenido algunas jornadas de trabajo entre abril y mayo/07. En principio todo normal ante los temas, con la tontería propia de la edad: "me da risa, me da pena", etc., rompemos el hielo, viene la confianza y empezamos a caminar.
Todo bonito, jugamos y aprendemos juntos, hasta que de repente empiezan a aparecer detalles que a mi, en lo particular, me parecen alarmantes (aunque muy realistas). Uno de ellos, el que verdaderamente me preocupó es el siguiente:

"Que vean la muerte, su propia muerte, como algo tan real que puede suceder, cualquier día ye n cualquier momento".

Y no es que quienes habitamos sociedades violentas como la nuestra no lo veamos así, pero, a ver, a los 12,13, 14, 15 años generalmente se piensa en...mmm.. a ver si me acuerdo (jeje), pues en cosas normales de la edad ¿o no?, se empieza a ver la vida con todas sus posibiliades, y uno/a se va encontrando de a poquito con las nuevas experiencias que en el futuro serán los recuerdos de esos inolvidables y hermosos años como dice la canción, 'de ayer, cuando teníamos 16' y si se piensa en la muerte, pues se ve como como "eso que sucede cuando llegamos a viejos", pues, actualmente aquí, en El Salvador, los adolescentes (al menos estos de los que hablo) ya lo miran como "una de las razones por las cuales podrían no alcanzar sus metas". Cuando yo espero una respuesta así como: "porque no me esfuerzo lo suficiente..., etc.", voy y me topo con: " porque me pueden matar". Y si uno se atreve a escarbar más encuentra respuestas concretas como: 'puedo ir caminando por la calle y morir en una balacera', 'me pueden matar por no querer entrar a una mara (pandilla)', 'me pueden matar por estar dentro de una mara', 'me pueden matar por robarme la gorra', 'me pueden matar por no tener una cora' ($0.25 de dólar).

A mi realmente me eriza la piel, y me deja pensando... definitivamente este mundo está cambiando. Concretamente, El Salvador va cambiando vertiginosamente y realmente no sé hacia dónde?


En serio!, intento recordar qué cosas pensaba yo a esas edades, y no es que haya pasado tanto tiempo (jeje) sinceramente ya no me acuerdo, pero eso sí, de alguna manera sé que yo no pensaba en la muerte como una posibilidad de todos los días... acechando en la puerta de mi casa... acechando como el lobo del cuento...

Sé que estos programas no mejoran los barrios o evitan que a alguien le pase cualquier cosa si va pasando por el lugar equivocado en el minuto equivocado..., tristemente no es así, pero sí creo que podemos evitar que muchos jóvenes sigan viendo la mara como su única opcíón para sentirse parte de algo... Yo, particularmente, no tengo nada que decir a un marero activo, pero sí a uno que ya no quiere estar, y aún más a los que ahora son niños y niñas que ni saben que más adelante les esperan caminos tan duros como el de una mara, que son niños y niñas como cualquier otro y que sin embargo por haber nacido bajo determinadas condiciones parece que traían desde siempre un boleto de entrada y sin retorno al mundo tan duro y dificil de las pandillas juveniles, porque sencillamente están alli como parte de su entorno cercano, y no hay quien quiera orientarles para que enrumben su camino en otra dirección.

Y bueno, creo que es necesario decirlo: YO CREO EN LA PREVENCIÓN, creo que todavía es posible vivir de otra manera. Ilusa! sé que eso es lo que pensarán algunos. Lo acepto. Pero sin embargo prefiero ser ilusa e intentar hacer la parte que me toca a darme por vencida de antemano.

También creo en la educación... creo en las puertas que se abren, creo en los esfuerzo de muchos. Creo que juntos podemos. Creo que Dios está con nostros. Pido para que como buen padre y buena madre nos ilumnie. AMÉN.

mayo 02, 2007

BASTA YA... Escrito por Toño, nuestro amigo.

Pues aquí estamos de nuevo, tristemente!! Una nueva muerte, otro joven que ya no está con nosotros. Querido Toño, no te calles, sigue dándonos el ejemplo que necesitamos, no olvides que las palabras conmueven pero los ejemplos arrastran!. Quienes te conocemos y conocemos tu trabajo sabemos que es más dificil para ti que para nosotros porque estos muertos para ti tenían rostro, tenían nombre, porque les conocías y por tanto, la rabia se une a un dolor genuino por la pérdida de gente cercana. La impunidad como siempre es la reina en estos casos. Yo sinceramente me siento impotente pero mira Toño, te animo a que no dejes morir la esperanza, porque si dejamos que muera entonces sí que estaremos perdidos. Toño, no te rindas. Recuerda a Monseñor Romero, recuerda que su mensaje era exigente, hacía juicios pero también era BUENA NOTICIA. Toño, si callamos, no hay resurección... recuerda, ahora más que nunca, hay que atrevernos a denunciar y que esto reivindique con dignidad la vida de nuestra gente que muere a diario, impunemente, víctima de una guerra sin cuartel ni frente de batalla establecido, en la que cualquiera de nosotros puede ser el próximo, mientras la voluntad política da patadas de ahogado con los planes mano dura que han sido un completo fracaso. Mientras, tengamos los ojos abiertos y saquemos valor para aportar lo que nos toca, si así lo hacemos, mira, yo sí creo que la esperanza seguirá estando de nuestra parte.

Con amor fraterno,


María Ofelia


NO ES BROMA... OTRA VEZ… ESTOY ROTO. LA VIOLENCIA, LA MUERTE NOS VUELVE A ARREBATAR A OTRO JÓVEN.

DOMINGO 29 DE ABRIL DE 2007

ESTÉN ALERTA Y NO SE DEJEN SORPRENDER, PORQUE SU ENEMIGO, EL DIABLO, COMO UN LEÓN RUGIENTE, ANDA BUSCANDO A QUIEN DEVORAR . (1 P 5,8)

Queridos amigos y amigas, no puedo dormir sin volver a hablar, mi compromiso es no callar, mi compromiso es ser vocero de las calles de nuestra comunidad.

Hoy domingo terminé de celebrar cuatro eucaristías y como a las 8 de la noche otra vez los disparos. Me quedo muy inquieto y agarro el carro, mis compañeros de dicen que para donde voy, para no asustarles les comento que me llamaron para dar una extrema unción. Recorro quinientos metros y me vuelvo a encontrar la tragedia el cuerpo de otro joven con cuatro disparos en al cabeza, desde un carro le dispararon, estaba terminado de comprar unas pupusas para la cena.

Ayer sábado celebre la eucaristía por los cuatro asesinados el domingo pasado y hoy en las celebraciones eucarísticas me dediqué a denunciar los acontecimientos vividos (siempre con el cuidado de que no me vigile M...)

No puedo creer otro muerto, 30 años, recientemente ha tenido a su niña, así se vive en El Salvador, la situación de violencia, el hambre, el desempleo, la mentira, la corrupción, la demagogia política, la falsedad… ¿hasta cuando Señor? El diablo, como león rugiente anda buscando a quien devorar. Las calles se están convirtiendo en reliquias, en sacramentos en donde los cuerpos de nuestra gente están quedando tumbados e impunes.

Ayer en la noche me llamaba el obispo auxiliar para que le narrar los casos del domingo pasado, me alegra que los pastores se preocupen de sus ovejas y quieran conocer los sufrimientos de nuestro pueblo.

Todos debemos de comenzar a intensificar nuestro compromiso con la verdad, la justicia y la paz.

Son tiempos de gritar, de hablar, de denunciar, nos estamos acostumbrando a la muerte a las masacres, a Irak, África, América latina, BASTA YA.

Estoy sobrecogido, cansado, agobiado, no se para donde caminar ni escapar, como seguir, como tener esperanza, qué significa resistir, como elaborar un proyecto para estar enterrando a mis hermanos a mi pueblo .

¿Dónde esta Dios?. ¿Dónde esta el Dios?.

Díganme ¿dónde está la esperanza?.

MEJICANOS, ¿QUÉ SERÁ DE TI, CÓMO SEGUIR…?

¿…?

TOÑO,

11 de la noche .

Nos enchufamos, gracias!


imagenes contadores

Dejen su comentario