Se ha producido un error en este gadget.

junio 22, 2009

Con el alma desbordada....

"Las palabras ya vez jamás alcanzan, si lo que hay que decir, desborda el alma, pero atiéndeme bien -cuando haga falta- a tu lado estaré por si me llamas…"

Así canta Norma Helena Gadea en la canción original de la cantautora Teresa Parodi y que ella dedica a su hija “Candelaria”

Pues “Sin Palabras” es un canto que me transmite fuerza y su letra me sabe a orgullo, a sorpresa de vida y a ese sentir que a veces surge cuando de repente uno ve a un niño o una niña que se vio nacer: caminar como grande, opinar como grande, actuar como grande y que ello nos haga entrar en un momento de repentina lucidez en la que nos hacemos una pregunta, un poco loca pero a la vez inevitable: ¿Pero cuándo creció… cuándo se hizo tan grande sin que yo apenas me diera cuenta?

“(…) Hija mía mi amor, qué linda estabas… cuando fui a despertarte esta mañana, tantas cosas pensé y no dije nada, que crecida te vi, mi amor que larga (…)”

Y con esas palabras inicio lo que para mi es un homenaje a los logros que se alcanzan no sólo gracias al afán, empeño, disciplina y dedicación de una persona (o personita) sino también gracias al apoyo en muchos sentidos de todo un conglomerado de seres que incondicionalmente se toman muy en serio su respectivo rol y de la manera más eficiente que les es posible se ponen a la altura de las circunstancias para colaborar en los éxitos académicos de alguien hasta que llega el día de verles graduándose…

Acompañar el camino académico de cualquier persona es algo que requiere -más allá de lo económico- cariño y perseverancia, muchísima paciencia, mucha voluntad y una dosis muy grande de “presencia”.

Vivir el día a día y semana a semana de cerca con un o una estudiante es como librar pequeñas batallitas intentando hacerlo de la mejor manera que nos es posible: recordando, aprendiendo y re-aprendiendo, a veces incluso preguntándonos "mmmh, pero si este tema yo lo estudié… ¿por qué será que sólo una nebulosa aparece en mi cerebro ahora eh?", será porque han pasado desde aquellos días –según sea el caso- a veces meses, a veces años, y otras incluso ¡muchos años!

Pues bien, así las cosas, entre tarea y tarea se ha pasado el tiempo y transcurrido el primer año, el segundo, el quinto, el octavo, el bachillerato y entre desvelos, cuadernos, enfados, lápices, uniformes, colores, exámenes, borradores, planas, sacapuntas, bolsones, llegadas tarde, loncheras, reuniones, baños a buen 5 de la madrugada, desayunos, almuerzos a la carrera, el pito del microbús, el estrés de todo el mundo, la lucha con el tráfico, maestras y maestros de los buenos, de los con vocación más bien de sargento, los inolvidables, las monjas, los curas, las faldas abajo de la rodilla, los intramuros, los torneos de basketball, de fútbol, de voleibol, los castigos inmerecidos (porque siempre son injustos!), caritas alegres, caritas tristes, un 10 en el examen, un cinco “inexplicable”, el día cívico, salir a marchar, el día de la familia, de la madre, del padre, del maestro y la maestra, las excursiones, los días de lluvia, los días de sol, las compañeras, los compañeros, las horas libres, los recreos, las vacaciones, volver a clases, pasar el grado, pasar del tiempo… pasaron los años: ¡se están graduando!. Luego llega la U y se repite la historia por supuesto!

Increíble todo lo que gira en torno a la formación de cada persona y de cada generación.

Indiscutiblemente es fruto de muchos esfuerzos cada meta académica que se alcanza y seguramente no hay palabras capaces de definir lo que hay en la mente y el corazón de una madre o un padre, abuelas y abuelos, tías y tíos cuando se ha visto a alguien llegar al mundo, caminar sus primeros senderos, romper el silencio con risas o su llanto, cambiar el mundo con su presencia, crecer, formarse, esforzarse, desvelarse estudiando, pedir nuestra ayuda de vez en cuando, y de repente: ¡verles coronar! Como decía mi papá.

Qué privilegio tan grande es ver a un ser humano transformarse. Y en algunos casos ver como las transformaciones son en dos vías y al unísono: Unos creciendo y otros pasando de ser “tan sólo él o ella” y convirtiéndose en madre, padre, abuela, abuelo, tía y tío, en fin…

Recuerdo un día cuando en la ciudad de Tegucigalpa acompañé a mi amigo César mientras llevaba a su pequeño hijo Salva al hospital por una emergencia y en la sala de espera le miré cantándole bajito una canción infantil para entretenerle y de repente mi visión sobre ese amigo de risas y llantos cambió de forma abrupta y repentina, allí mismo en la emergencia de aquel hospital desde lo profundo del alma me salió decirle: "Dios mío, te convertiste en papá!!"

Ayer mientras pagaba mi almuerzo en un sitio de costumbre mi amiga Carmen le preguntó al hijo de la dueña del lugar cómo le va en la escuela, a lo que él respondió un poco apenado "no voy" y un poco sorprendida ella le volvió a preguntar si ¿éste año no ha ido? ya que el comedor fue abierto hace poco y él -el niño- es una pieza clave en el mismo (hace mandados, despacha, va a dejar comida, etc.)... "NO, NUNCA HE IDO" fue su respuesta y yo sentí como que un mazo me daba en la panza... y el golpe fue rematado al escuchar la inmediata intervención de su abuela que le dijo "porque soy haragán dígales, hay que ser sincero, dígales que no estudia porque usted es un haragán" . En ese momento sólo un repentino aparecimiento de la prudencia que a menudo no me acompaña me contuvo de la cólera que me dio al escuchar cómo se destruye la autoestima de un niño, cómo se le enseña a creer que "aquí el tonto es él". A menudo las adultas y los adultos limpiamos nuestras culpas por medio de engaños de este tipo: "la niña se quemó porque jugaba en la cocina", Claro, porque jugaba donde no se debe y no porque yo que soy adulta/o, su responsable y además que tengo la capacidad para medir el peligro no la cuidé como se debe. Sí, tal vez esas cosas suceden sin intención de nadie pero concretamente las niñas y los niños no son los culpables".

Tal vez pensando en Giovanni, ese chico que tiene 14 años, que no sabe sumar, ni mucho menos leer ni escribir, y encima está creciendo con la certidumbre de que es "por ser haragán" y no porque no ha tenido quién se responsabilice de lo que él siendo un niño no puede asumir todavía como es su formación académica, hoy de repente me acordé que hace un tiempo quería escribir algo que cuente lo muy orgullosa que estoy de mis familiares, amigas y amigos porque -llegado el momento- han sabido asumir el reto y desde los respectivo grados de responsabilidad que su papel le demande, sacrificar la propia comodidad para colaborar con la educación y formación de las nuevas generaciones, siendo a veces incluso capaces de abandonar la paz y dejar entrar la bulla, el canto, las risas, insolencias, pataletas, caprichos y llantos de esos pequeños seres con los cuales se construyen lazos para toda la vida, mismos con los que la gente se vuelve cómplice de esfuerzos y de sacrificios que realmente no pesan porque ellos tienen un fin, como apuntaba en su día mi amigo Robert cuando nos compartía las fotos de graduación de su sobrina la Carito: “Todo (se hace) con la ilusión de verles recorrer el frente del podium, viviendo su momento de fama y reconocimiento, recibiendo sus preciados títulos (…) siendo lo más importante que seguro allí se marca el fin de una y el inicio de otra fase de su desarrollo”.

Muchas felicidades por los pequeños pasos en el la educación -formal- de sus pequeños amores y por darse la oportunidad de acompañar esas vidas y verlas florecer.

"Levantemos la mano por la educación de las niñas" era el eslógan de la Campaña Mundial por la Educación en el año 2003. "Levantemos la mano por la educación de las niñas y los niños" es mi exclamación hoy por hoy.


Mi cariño por siempre y una canción para quienes como ya lo sabemos, aunque crezcan siempre serán "esos pequeños motivos" que nos dejan a menudo como apunta el título: Sin palabras.

Sin Palabras
/Norma Helena Gadea (de su disco "Lo Esencial")

Hija mía mi amor qué linda estabas,
cuando fui a despertarte, esta mañana
cuántas cosas pensé, no dije nada,
qué crecida te vi, mi amor, qué larga!

Las palabras ya ves
jamás alcanzan
si lo que hay que decir
desborda el alma
pero atiéndeme bien, cuando haga falta…
a tu lado estaré por si me llamas...
pequeña mía, por si me llamas.

El país que soñé que tú habitaras
aún nos cuesta dolor, sudor y lagrimas,
pero existe mi bien con tantas ganas
en tus ojos lo vi, esta mañana

No lo olvides jamás
Pequeña y canta,
es hermoso vivir… con esperanzas

Que el amor puede más, que lo que pasa
eso quise decir, no hallé palabras
no hallé palabras…
mi Candelaria….



Salva al Kinder en Santa Cruz...

Matías en "su primer día en el kinder"

Carito graduándose de bachiller...



Michelita graduándose del Kinder



Jason graduándose del kinder en Los Ángeles, CA.


Antonio en el último día de su primer año en la Guarde...




La Dani en aquella semana de "Expo-Científica" donde al cabo de unos días preguntó ¿por qué viene tanta gente y nadie de la familia? y como debía ser, al día siguiente: La Familia en Pleno llegamos allí para apoyarla. A veces hay despistes pero lo importante es saber remontar...;-)




La Tont... prima Ruth -mamá de la Dani - graduándose de la U. (a veces "la U" deja como herencia algo más que la formación y un título... jaja)







La Rinis y Mayra después de tanto pelear con la UCA... Muy bien!!!

junio 05, 2009

¡Hasta pronto y hasta siempre señoritas!

Hace 6 meses y un poquito, decidir volar de la casa donde crecí al lado de familia y donde viví hasta los 35 años con tan sólo algunos intermedios en los que la curiosidad por el mundo me llevó lejos de casa...

Crecer no es fácil y a veces hasta duele. No importa si se tienes 1 año ó 15, si ya tenemos 20, si se ha vivido 45 navidades o 60 abriles... igualmente duele seguir creciendo, pero vale la pena pase lo que pase.

Hace poco hablando con unos amigos discutíamos si ser adulto o adulta tiene que ver con edades o con madurez... para mi indefectiblemente tiene que ver con una forma de pensamiento y una consecuencia de vida. No con hechos como irnos de casa o casarnos, pero sí con la decisión-acción de asumir la responsabilidad de la propia vida. Creo que en mi caso particular, desde allí puedo partir hacia lo que viene y con ese pensamiento fue que hace 6 meses inicié la ruta de la autodependencia y lo que sería "mi tiempo en una casa para señoritas".

Ubicada al final de la Av. Bernal, la "Bernal's House" está en el número 11 de la Residencial Acropólis, una casa donde sólo se permite vivir a mujeres y que tiene algunas reglas que sirven sobre todo para tener de qué hablar y reirse con las compañeras algún día de franco aburrimiento...
El caso es que como a veces suceden muy buenas cosas, por pura coincidencia 10 mujeres (más una que nos acompañaba en forma de fantasma y 3 que relevaron a alguna cuando se mudó), llegadas de distintos puntos del país (con predominio de las Chalatecas que sin querer se juntaban allí sin haberse visto nunca antes allá en el Chalatenango de sus amores), todas distintas, con manías concretas, un gran amor por la vida y con muchos sueños -para suerte de cada una- aún por cumplir, nos encontramos, aprendimos a convivir y supimos compartir a niveles casi de hermanas, compañeras y amigas días de un trajín cotidiano que de vez en cuando era alborotado por algún cumpleaños, una comida improvisada, la navidad, el triunfo de la izquierda en las pasadas elecciones, una despedida, una visita... en fin.

Cada mañana "una pasarela", cada noche "una pijamada..." risas, llanto, enojos, el perdón mútuo sin el cual no es posible compartir la vida con nadie, consejos, tratamientos de belleza, recetas de cocina, turnos para el lavadero, para el baño, para cocinar... Las conversaciones iban y venían, la familia, los amigos, la política, los sueños, los planes, los novios, los ex y los ex-ex, la vida. Cada 6 semanas toca la limpieza (supuestamente entre dos...), los lunes, miércoles y viernes se saca la basura, que a las 8 en punto las noticias y a las 10:00 la A. Rampollo... qué las "nuevas reglas", que una película, quiero ver la novela, oigamos a Luis Fonsi cantando "Yo no me doy por vencido" y que vuelva a sonar hasta que los vecinos nos vengan a callar... Murió un padre, viene de visita alguna madre. Alguien está estrenando novio, la bruja que no nos deja tranquilas, visitas nocturnas de un cincoañero sobrino, llegan algunas hermanas, las amigas, todo el mundo pasando por ese lugar donde la vida es posible y donde las fuerzas se renuevan con sólo llegar a casa.

Yo no sé cómo será en otros sitios, pero para mi lo que juntas hicimos es lo más parecido a eso que se llama un hogar. Hay gente que no quiere llegar a casa porque la vida allí es un martirio, en la "Bernal'House" muy a menudo existe la sensación de que al entrar invade la alegría y llega la paz.

Mito: "Las mujeres son complicadas y no pueden estar muy juntas sin pelear"
Realidad: "Las personas somos complicadas y convivir no es sencillo pero se puede si hay disposición para compartir, para ceder, para perdonar y para aprender".

Claro que no es fácil, pero por supuesto que así se aprende y si hay suerte hasta se puede crecer, si es necesario se puede también cambiar y con el tiempo incluso tal vez se puede llegar a ser una mejor persona.

Ahora, por decisión personal (aunque un poco presionada por la repentina puesta en venta de la casa), algunas iniciamos la retirada y las que quedan siguen buscando hasta que tal vez en los próximos meses al menos esa comunidad sea tan sólo un recuerdo.

Por mi parte encontré otro sitio donde vivir y continúo mi camino no sin antes dejar constancia de que fueron ciertas esas voces y esas risas que aún resuenan en mi memoria y que han pasado habitar el rincón donde vive lo inolvidable:

Como la Chani contando sobre aquella casa que tenía "una sala y una antesala", Blanqui cada tanto preguntándome "Ofeeeee ¿y hoy vas a venir temprano?"; la Rosi pidiéndome la del estribo o mejor dicho siempre una y otra vez "Yo no me doy por vencido"; Mercy viendo el noticiero de las 8:00 de la noche todos los días; Evelyn diciendo que ya viene porque "tiene que ir a comprar saldo"; Jeanneth llegando aunque sea a tomar un cafecito; Jenny intentando calmar angustias recordando las sabias palabras de su abuelo "si por esa pena sentís pena, no tengás pena" o claro, comiéndo un pan con miel a media noche, manjar de manjares, placer de placeres; Ingrid haciendo cuentas con su disciplina y organización de Banco Suizo -de la que si yo llego a tener por lo menos la cuarta parte algún día seguro otros serán los gallos que me canten- jaja; Glorita saludando cada noche con su "buenas noches mis altas amistades" y dispuesta a plancharnos el pelo a todas a las 11 de la noche; Rosi (la de Chalate) aprendiendo a compartir y cargando con la pena cuando se tuvo que mudar porque "justo cuando aprendió a disfrutar la compañía le toca marcharse a vivir nuevamente ella sola..."; Alba regresando cada día a las 7 de la mañana; y claro la Vero saliendo a altas horas nocturnas y diciéndonos mientras se muere de risa "juro por Dios que sólo voy por un café".

Blanca Nieves, Glorita, Rosi (la de Puxtla), Chani, Mercy, Evelyn, Jeanneth, Verito, Jenny, Ingrid, Rosi II por su orden de llegada y Alba...

Muchas gracias por todo y no se me confundan mis muchachitas porque como bien lo dijo Salarrué en aquel inolvidable cuento: "si azuleyan no son potreros, porque si no... Jueran veeerdes..."

Aquí les dejo el siguiente vídeo a manera de recuerdo de esos días pasados que para mi serán inolvidables y que claro está, espero hayan sido tan sólo el principio de un largo camino como amigas y compañeras...

Siempre,

Ofe

junio 02, 2009

No estaban locos...

Anoche celebrando el día en que cuando inicia por fin el cambio de gobierno y de rumbo en El Salvador, recordábamos con mi amigo Charlie el camino andado para estar aquí y el sacrificio de muchas y muchos que luchando -incluso hasta la muerte- nunca dejaron de creer que este día podría tener un alba.

Ahora nos toca tomar el relevo y trabajar duro para remontar, porque ha sido mucho tiempo y hay cosas que por más injustas que sean, se nos grabó como con fuego en la mente a base de cotidianeidad que "eran así, porque así han sido siempre" y punto. Una naturalización pura, como el año pasado cuando mi mamá y mi papá entraban y salían del Hospital Rosales (el principal hospital de la red nacional en todo el país!) y a mis hermanos y a mi me parecía prácticamente normal tener que estar primero con cada ingreso 1, 2, 3, 4 ó 5 días -con sus noches- en la sala de emergencias antes de ser "ingresados oficialmente" y poder acceder entonces a una cama en una sala común y a los servicios correspondientes de acuerdo a la dolencia de cada uno. Pero como aquellos son servicios públicos (o de de caridad como le llaman las abuelas y los abuelos) pues entonces ¿a quién se le exige algo?, así son las cosas con la salud si no se cuenta con los recursos para una consulta y hospitalización privadas en países como éste donde hace meses y meses que las farmacias de las unidades de salud y los hospitales quedaron vacías, donde en el Seguro Social (cuyos servicios pagan las y los contribuyentes) no había ni siquiera aspirinas para pacientes con dolencias cardíacas crónicas, donde se va a pasar una consulta y luego de un diagnóstico la pregunta es si tiene $40.00 para una inyección de las que se deberá poner una cada semana durante un mes, y si no pues ni modo, no hay nada más que se pueda hacer. El país que deja 20 años de la derecha y tal vez sea necesario decir "la misma derecha", es uno quebrado y saqueado.

La pérdida de rumbo en cuanto a seguridad nos va robando ya más vidas que la guerra (y la cuenta aumenta día con día), el hecho de que unos "bien fogueados empresarios" -tal como rezaba aquel anuncio durante la pasada campaña- confundieran al Estado con otra más de sus empresas e hicieran uso de los bienes públicos para sus propios fines nos heredan extremos opuestos que van desde la miseria más extrema hasta fortunas inverosímiles y obligó a un "autoexilio" a miles de compatriotas que no hallando otro camino para sobrevivir se jugaron y se siguen jugando la vida todos los días intentando llegar al Norte de sus sueños...

Ha dado inicio el tiempo de la reconstrucción tanto material como espiritual, es ahora cuando se abre el espacio para la reconciliación, para dejar que nuestros muertos y muertas descansen en paz y en su nombre pero como una responsabilidad propia empecemos el camino hacia la verdadera paz y la justicia social que todas y todos merecemos.

Gracias... Infinitas Gracias a nuestros mártires, a quiénes se gastaron la vida para ver hecho posible "este rojo amanecer", a quiénes a pesar del dolor y muchas veces el desencanto siguieron en pie y no abandonaron el ideal de una patria para todas y todos. Seguro serán años los que tendrán que pasar antes de ver cambios sustanciales, pero por habernos atrevido a cambiar el rumbo, por haber vencido al miedo en las urnas, por haber levantado la cara y por haber podido decir a una sola voz que "YA BASTA", hoy recibimos como premio la esperanza y con ello hacemos posible que el día de hoy valga la pena!

"No estaba loco cuando a solas reflexionaba que aquí algo no estaba bien y que las cosas tenían que cambiar" me decía Charlie anoche...

No estaban locos ni Farabundo, ni Roque, ni Norma, ni Tania, ni Romero, ni aquellos Jesuitas cuyas voces pretendieron callar con la muerte, ni tantos y tantas que siempre apostaron a que era, al menos posible, otro camino.

¡No!, no estaban locos,
¡No estábamos locos!!!
¡NO ESTAMOS LOCOS!

Por mi parte, con la voz de Monseñor Romero en el corazón y los nombres de la gente querida que desde el cielo celebran esta victoria me enlisto en las filas de este nuevo recorrido y abrazo a mi Pueblo que:

"CON VOZ DE GIGANTE HOY GRITA
¡ADELANTE!
EL PUEBLO UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO"


















"Sin las raíces en el pueblo ningún Gobierno puede tener eficacia, mucho menos, cuando quiere implantarlos a fuerza de sangre y de dolor (...)
"Mons. Romero, Profeta y Mártir, homililla del 23 de marzo de 1980.









junio 01, 2009

1 de junio: El Salvador inicia un nuevo camino

Hace un rato vimos como El Salvador giraba y empezaba una nueva etapa en su historia. Mauricio Funes es ya el nuevo Presidente de El Salvador. El cambio por el que votamos el 15 de marzo de este año empieza y aquí estamos las salvadoreñas y salvadoreños con las pilas puestas para trabajar para lograrlo.

Aquí comparto un primer vídeo de los que espero puedan ser varios, para dejar constancia en este mi querido blog de este paso decisivo en la historia de nuestro Pueblo.

ESTA VEZ FUE DIFERENTE... ES MAURICIO PRESIDENTE!!!!!


Nos enchufamos, gracias!


imagenes contadores

Dejen su comentario