Se ha producido un error en este gadget.

noviembre 30, 2006

Un grito contra la indiferencia

En nombre de Cecy,
y todas la víctimas de la brutalidad que todos estamos permitiendo…

Un grito contra la indiferencia, que a veces es tan asesina como quién coge un arma y con ella mata a su prójimo.

Unos dirán que es un hecho más, ojalá que no sea un hecho que nos toque directamente los que nos haga abrir los ojos y hasta entonces pensar que hacer algo como parte de nuestra propia responsabilidad. Espero tengan tiempo y ganas para leerlo, si no lo leen el mundo no va a detenerse y si lo leen no va a cambiar fundamentalmente, yo simplemente creí necesario escribirlo.


Si la siguiente historia fuera la de una chica de un poco más de 20, inteligente, con muchas capacidades a la vista, un futuro por delante muy prometedor y hasta guapa, creo que sería más fácil para todos leerla y por lo menos “indignarnos” y hablar de ello…

Pero bueno, el caso es el de una chica de un poco más que 20 años, se llamaba Cecilia, un día fue una niña como todas (aunque su niñez fuera muy corta) y si las condiciones se hubieran dado seguro habría tenido la oportunidad de mostrar su inteligencia y sus capacidades que quizá entonces le habrían hecho acreedora a: una vida y un futuro prometedor -tal vez- aún por delante y hasta por qué no, mirarse ella misma con ojos de quién se quiere y proyectarlo al mundo. Hoy está muerta. Una muerte más como muchas pensarán algunos, pero una que al menos yo, no voy a dejar pasar sin elevar una oración al cielo y dar un fuerte un grito de protesta.

Volví a este nuestro país hace 2 meses y medio, y en estos meses ya la muerte se ha aparecido varias veces en la zona donde vivo, las balaceras suceden a menudo y aunque muertes hay -por dicha- en menos proporción, me pregunto ¿quiénes son los verdaderos asesinos?

Quiero contarles entonces de forma muy resumida y para quien tenga ganas de leerlo la historia de Cecilia…

Antes de este día creo y confieso sólo he hablado sobre “lo que pasa” con la gente a los mismos niveles que un televidente que mira una fatalidad en las noticias y dice ¡qué barbaridad! pero hoy, aunque no sirva de mucho, lo hago como un GRITO DE PROTESTA ANTE LA INJUSTICIA Y LA IMPUNIDAD EN NOMBE DE LAS VÍCTIMAS DEL EMPOBRECIMIENTO Y LOS RESPECTIVOS EFECTOS QUE AHORA VIVEN MUCHOS PUEBLOS…

Esta mañana antes de que fueran las 7:00 mi mami salió a la tienda y mientras esperaba su turno pasaron a su lado unos tipos pistola en mano, junto a las demás mujeres que estaban comprando también algo para el desayuno se asustaron e intentaron correr hacia algún sitio, mientras buscaban dónde meterse se escuchó una ráfaga enorme de disparos, la tendera abrió la puerta de su casa y refugió a todas incluyendo a mi mamá, pero antes de entrar los tipos venían de regreso, corriendo luego de haber matado, a quema ropa, sin mediar palabras y con la frialdad que en este tiempo caracteriza estos hechos a una chica de un poco más de 20 años, su sobrina que tiene 7 u 8 pero que parece de 5 por la desnutrición también salió herida de gravedad. Mi mami volvió (como pudo luego de semejante susto) y con las piernas temblando y nos dijo: ¿escucharon los disparos? dicen que mataron a la hija de la Rosa... eso decía la gente que empezó a salir de sus casas luego de la balacera. Rosa es hermana de Cecilia, la chica de 20 años que fue asesinada este día, su hija se llama Daysi y estaba acostada en la misma cama con Cecilia y allí fueron ametralladas...

Cecilia y Rosa son dos chicas a las que conocí siendo unas niñas chiquitas, muy chiquitas, en el año 1986. Cuando yo era también una niña y sus padres se vinieron a vivir a un pequeño ranchito que había construido mi vecino de la acera de enfrente como 2 casas abajo de la mía. Era una casita de 2 metros cuadrados hecha de cartón que estaba en la entrada de la casa. Supimos de ellos (o por lo menos yo supe) cuando fue el terremoto y todo los de la colonia (como casi todo el país) tuvimos que dormir en la calle a causa de las replicas de temblores. Allí (en la calle) todos éramos iguales, no teníamos nada más que un colchón en la calle y de alguna manera, la solidaridad que surge en esos casos y nos unía como vecindario salió a la luz. Fue entonces que conocí a esa familia nueva que estaba viviendo... "en ese lugar" (me ahorro describir las condiciones)

Pasó el tiempo, dejó de temblar, volvimos a las casas y ellos obtuvieron un pequeño terrenito dos casas arriba, en lo que antes era "el basurero de la colonia" pero ahora lo habían limpiado y cabían por lo menos 3 casas. Con ayudas construyeron una champita ya no de cartón sino de láminas y se volvieron una familia vecina más, todos los días salían a trabajar aquella madre y aquel padre, las niñas se quedaban solas y se cuidaban creo que mutuamente, aunque ninguna tuviera edad suficiente pero ni para amarrarse sola los zapatos pero... ¡ah claro!, es que como no tenían ni zapatos pues no importaba, podían quedarse solas...

Al paso de algunos años murió la madre, su oficio que había sido un "secreto a voces" en la colonia la llevó a la muerte a una edad temprana, murió de SIDA y la familia ahora de tres se quedó a cargo del padre que unos añitos después murió de un cáncer en la garganta, las niñas ahora preadolescentes se quedaron entonces "con sus vidas en sus manos"

La mayor se acompañó con un chico y pronto se convirtió en madre de Daysi, ahora son 4 los hermanitos en total, con el tiempo se fue a trabajar a algún sitio y solo venía de vez en cuando a dejar dinero a su hermana que le cuida a los niños. Cecilia se dedicó a trabajar de hacer los mandados a la gente de uno y otro lado. También se decía que había seguido los pasos de su madre y que algunos vecinos le abrían las puertas de su casa por la noche; sé que ella misma, víctima de la ignorancia, el analfabetismo, la violencia estructural, el hambre, la soledad y la falta de una guía a la que fue condenada por haber nacido y crecido cómo y dónde lo hizo, empezó a contar hace unos años que se había metido a una mara (pandilla), que la habían "brincado" (acción de ingreso a la mara que consiste en la mayoría de casos cuando se refiere a una mujer a "tener relaciones con un número de terminado de los miembros de una sola vez") y bueno como de esas cosas no se habla porque vivimos en la época donde mejor es no saber, pues nadie sabía (y a nadie le interesaba saber) qué más cosas hacía esta muchacha para sobrevivir, nunca se la vio irse a ningún lado, ni dar más señales de que andaba en la mara, era una chica pobre más, la gente decía que “la ocupaban de mujer de todos” ¡claro! hablar y criticar no cuesta nadita en ningún lugar del mundo.

Yo algunas veces le hablaba para saludarla y le preguntaba cosas si la encontraba por la calle, como ella cuidaba a sus sobrinos siempre andaba con ellos de arriba abajo y cuando nos encontrábamos me los mostraba con cierto aire de orgullo, como cualquiera de nosotros presentamos a los nuestros queriendo que el mundo sepa que "nuestros sobrinos y sobrinas son bellos". Ella también tuvo un hijo, pero al verse incapaz de criarlo prefirió regalarlo al nacer en una acción que muchos criticaron pero que al final, creo que fue un acto de cordura entre las muchas locuras que una chica de 15 años puede hacer. En países más desarrollados eso se llama "adopción bajo un programa que existe para ayudar a las adolescentes con embarazos no planificados", aquí pues no, en esos submundos se llama "regaló a su hijo" y está mal visto y la madre queda marcada por la crítica para siempre.  Un día de esos que me la encontraba y me detenía para saludarla y que me contara qué cosas andaba haciendo, me dijo que le gustaría trabajar de muchacha en alguna casa y aprender a hacer oficios para que le paguen más, aunque a veces pensaba que le hubiera gustado ser peluquera... 


No sé a qué cosas más se dedicó, peluquera seguro nunca fue, a mí realmente no me importa si tomó decisiones equivocadas, total, ni para los aciertos ni para los desaciertos tuvo nunca a nadie que le brindase una mano, mi pregunta entonces señoras y señores es ¿quién mató a Cecilia? ¿quién tiene hoy a Daysi a un paso de muerte y a su madre, Rosa, trabajando lejos en un lugar que nadie sabe y que la obliga a venir solo de vez en cuando a ver a sus hijos e hijas y dejar un poco de dinero a su hermana y que hoy o la próxima vez que venga encontrará lo que nosotros hemos sabido antes que ella: a su hermana muerta y a su hija herida, tal vez, también de muerte.

Hoy cuando salí de casa estaba la policía, todo el sector acordonado como ya lo vi en varias ocasiones en estos meses, la ambulancia se llevó a Daysi, la prensa vino corriendo para capturar la noticia que seguramente aparecerá hoy en los noticieros; en mi casa se hablaba del tema porque nuestro despertador fueron los disparos y luego la cara de susto de mi mamá; alguien opina que "hay que matarlos a todos" (¿a quiénes?), que los planes de mano dura son los que deben seguir pero ahora ¡con la mano MAS DURA QUE NUNCA!! es que es una injusticia grita mi barrio hoy... pero verlas pasar hambre, ver a esa madre morir de SIDA y que pasara un día entero sobre la mesa de la casa comunal porque aún no se juntaba lo suficiente para una caja, eso ¿cómo se llama? Créanme que yo simplemente hoy no sé qué pensar. No estoy escribiendo esto porque creo que los demás, alguien, no sé quién, tiene que hacer algo, sino porque a mí esta mañana me ha surgido la duda, la pregunta: ¿qué me toca hacer? Confieso que me invade el miedo, porque escuchar disparos y que luego te digan que como resultado ha muerto alguien que estuvo cerca siempre y que vi pasar de largo duele, pero también asusta mucho. Claro, no era mi responsabilidad, pero ¿y entonces de quién? Para mí este día ha tocado profundamente las fibras de mi desconcierto y de mi alma. El hambre, la injusticia social y el empobrecimiento cada vez más profundo se están llevando a NUESTROS JÓVENES.

Todos esos muertos de cada día, por extorsiones, por ser amigos, amigas, conocidos, novios/as o parientes de alguien que se metió "en malos pasos" o porque simplemente estaba en el lugar y la hora equivocados: SON NUESTRA GENTE y como lo hablábamos hace poco con unos amigos: ¿Hasta que nos toque de cerca vamos a empezar a pensar en qué cosas podemos hacer?

A mi me surgen dos preguntas, una a nivel general (o global si lo queremos ver así) pero que toca mi forma de leer la situación en tantos lugares: Cecilia, como miles de personas más ¿estarían ahora muertas si en lugar de las políticas voraces que ahogan a los empequeñecidos y empobrecidos habitantes del 80% de la población mundial hubiera programas reales de desarrollo y prevención? Si en lugar de muros de mierda como el que se "inútilmente se construirá " en la frontera entre México y USA en el que van a gastar más que los millones que cuesta hacerlo en la propaganda contra los que se seguirán oponiendo y encima no va a servir de nada porque, aún en el caso de ser construido como se lo proponen, mientras no acaben las causas profundas de la inmigración nadie va a poder detenerla porque ya lo sabemos: sólo se va a detener cuando la gente deje de tener hambre, cuando países como Estados Unidos u otros dejen de ser la última salida porque ofrecen “oportunidades” a cambio de limpiar la caca que sus habitantes por derecho de nacimiento no quieren limpiar o cualquier otro tipo de trabajo que Sí puede pagar la vida, la salud, la comida, las casa y la ropa de los que han "cruzado la frontera" y sus familiares porque cada hora trabajada representa un ingreso ascendente (y tal vez justo) al contrario de lo que se vive en nuestros países donde el trabajo para las grandes mayorías es simplemente un medio para SOBREVIVIR y no para realizarse, tener proyecciones o salir adelante.

Y la otra a nivel personal pero que es para mi la más importante: ¿qué nos toca hacer a cada uno y cada una entonces? ¿Cecilia y otros tantos estaría muertos hoy si en lugar de limitarnos a construir nuestra propia seguridad y rodear de muros nuestros pequeños mundos intentásemos, por lo menos, intentásemos colaborar de alguna manera?

Sí, ¿y cómo? es la siguiente y esa pregunta es tarea de cada quien responderla, digo de antemano que yo misma no tengo aún una respuesta pero por si acaso, comunico que aquí están mis manos y mis ganas, que hoy tiemblan de miedo (tengo que decirlo) pero también de cólera e impotencia, pero creo que quizá aún así puedan servir de algo. No sé, tal vez juntos podamos encontrar un camino que cambie, sino el mundo, sí el pequeño mundo que nos rodea directamente que por algo se empieza ¿no?

No importa si vivimos en El Salvador o en otro país del mundo, no importa si vivimos condiciones de desarrollo o subdesarrollo ¿es o no responsabilidad de todos y todas? No acabar con la violencia de un tajo pero sí calmar el hambre señores, que los niños y niñas tengan una oportunidad, hoy y mañana, si el hoy no cambia ¿cuál es el futuro pues?

Hay miles de formas de hacer algo, porque hay millones de necesidades.  Yo sólo les invito a abrir los ojos y a pedir luz al Dios Padre y Madre de la vida para que el amor nos vuelva creativos.

Para mi la cosa es simple, la pregunta que hay que responder es ¿nos importa al grado de querer hacer algo o nos vale madre hasta que nos toque directamente? Como respuesta cualquiera se vale, los resultados son los únicos que creo que cambiarían dependiendo de lo que nos respondamos.

No puede ser digo yo que la vida nos haya dado tanto y que sea sólo para nosotros ¿no les parece?

Con el amor de siempre,

Su amiga,

Maria Ofelia

San Salvador, 8 de Noviembre de 2006


P.S. Cecilia no tuvo ni siquiera un entierro digno, porque su hermana carecía de dinero y firmó en medicina legal para que ellos la enterraran como desconocida... en fin. Los más pobres de entre los pobres de todos.  

Este artículo fue publicado en su momento en la revista "Qui Appunti dal Presente" en Italia y provocó muchas reacciones de personas que me escribieron en su día, como le dije al editor a quien este artículo le llegó a las manos por obras de la tecnología y la casualidad en el tiempo en que fue escrito, me parece una paradoja cómo la vida de esta chica transcurrió sin que nadie se ocupase nunca de ella y que su muerte se haya conocido en muchos rincones del mundo.

Creo que es un signo para la reflexión, pero también creo que de alguna manera, el que a algunos su muerte nos haya tocado las fibras más profundas hace que la vida se imponga sobre la muerte, porque vivir para "vivir vivir" y no sólo "sobrevivir" como yo le digo, conlleva una responsabilidad para aquellos que la queramos ver y asumir.

Ojalá que las muertes violentas que se dan a diario en nuestra región NUNCA nos parezcan normales, y que no sólo cuando mueren personajes públicos nos toquemos el corazón y digamos "esto no puede seguir así". Aprovecho para dar las gracias a Massimo Parizzi, editor de la revista "Qui" quien supo entender el sentido íntimo y profundo de éste escrito. Gracias por todo. 

San Salvador, 23 de febrero de 2007

P.S. 2  Por cierto, Daysi sobrevivió a los 8 balazos que entraron en su cuerpo y su mamá se la llevó a ella y sus hermanos a vivir en otro lugar. Nunca volvimos a saber de ellos, solo supimos que Rosa era prostituta como lo fue su madre, pero que como muchas mujeres quería sacar adelante a sus hijos y protegerlos del mundo.

San Salvador, febrero de 2016

Diciembre... lo que acontece a mi alrededor en estos dias...

1. Pues empezando por... Nacerá Antonio el próximo año, hijo de la princesa centroamericana Kathleen y el conquistador español, Miguel Ángel... ;-). Esto es MARAVILLOSO!. La única pregunta es: ¿dónde nacerá? ¿cuándo lo conoceremos?

2. William y Nancy han anunciado su matrimonio religioso luego de 6 años de matrimonio cívil y una serie de cosas vividas que al final de este tramo del camino les han convertido en una pareja fuerte que ahora quiere además, invitar a Dios para que acompañe su camino a 2...

3. Mi hermana está haciendo posible que "pase lo que pase" muchos tengan un regalo esta navidad con la promoción de su empresa... lo que a mi me lleva a la reflexión siguiente: ¿por qué tanta gente es capaz de hacer semejantes colas en este país por un CD Player? es simplemente que los CD Player son tan caros que la posibilidad de que nos regalen uno vale tanto como para pasarse 4 horas de pie afuera de un establecimiento, o es que muchas personas están faltas de actividades y al menos eso les da un algo que hacer durante el mes que dure la promoción? mmm, no sé... es que es realmente sorprendente ver a tanta gente, día tras día allí...

4. Ando vendiendo ropa sin parar... sigo buscando trabajo... por favor, pido por uno que me guste aunque soy consciente de que eso quizá en estos tiempos sea francamente: MUCHO PEDIR!

noviembre 27, 2006

http://www.thenotebookmovie.com/

Para mi..................LA PELICULA!!! el amor después del amor...
Me permito entonces recomendarla... Siempre dependerá claro de los ojos con los que se mire... ;-9

De la vida de cada dia...

porque compartir las emociones hace que tenga aún más sentido...

Nos enchufamos, gracias!


imagenes contadores

Dejen su comentario