Se ha producido un error en este gadget.

marzo 02, 2009

Amiga, maestra...madre.


A Katya Meléndez, mi segunda madre y la mejor maestra de mi vida...

Anoche, mientras cenábamos, mi amigo Raúl hablaba sobre la poca pasión que él ve actualmente en las y los maestros en general en nuestro país. Y así entre comidas y bebidas empezamos a pensar en nuestra época de escuela (sí, ya muy atrás en el recuerdo...) y la suerte de haber contado con buenos maestros y buenas maestras... se acabó la cena y nos fuimos. En el camino seguimos con el análisis y Roberto dijo algo que me parece muy cierto: "Es que lo que uno aprende de las materias como matemática, sociales, etc., es lo que menos recuerda cuando pasan los años, lo que falta para mí es enseñanza en valores, que es lo que realmente va a perdurar..."

Ajá, estuvimos de acuerdo.  Llegamos a mi casa, buenas noches hasta la próxima, y me quedé pensando...

Realmente ninguno de nosotros tiene bases suficientes para poder evaluar el sistema educativo y sus bondades o debilidades en la actualidad, lo que cada uno contamos nada más como una realidad irrefutable es nuestra propia experiencia, esa que nos hace atesorar -o no- en nuestra memoria algún nombre de maestros o maestras de esos inolvidables, como bien lo decía Robert, quizá no por lo que aprendimos en su asignatura sino por lo que nos enseñaron y que aún hoy nos vale para la vida...

Yo no sé si es cuestión de suerte o cómo se podría llamar, no creo para nada que un determinado sistema -como tal- tenga algo que ver con el asunto, pero que en cada generación haya por lo menos una persona que es un verdadero educador y que con su particular estilo toque las vidas de sus alumnos y alumnas es definitivamente uno de los mayores regalos de la vida.

Por mi parte (que también es la parte que le toca a algunas de mis mejores amigas) la tuvimos y para nuestra suerte, tantos años después AUN LA TENEMOS y ella es no sólo la mejor maestra de nuestras vidas, sino "nuestra segunda madre" y su esposo y su familia, una extensión de la nuestra y a ella dedico este escrito, en nombre de "mis hermanas" y de todo eso que han sido nuestros casi 20 años de camino recorrido...

Querida "mami" hoy revisando algunos viejos archivos, curiosamente luego de la conversación con mis amigos anoche, encontré la siguiente lectura y no pude pensar en nadie más que en "mi maestra preferida".

Así que como una pequeña muestra de lo profundamente agradecida que estoy con la vida por el regalo de su persona, aquí la lectura con todo mi amor. No soy Jim (el de la lectura que sigue) pero con mucha seguridad también puedo decir:

"Gracias por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir importante y por enseñarme que yo podía hacer la diferencia".

Gracias por lo fue y lo que Nos queda!!!!!
Siempre,
Michele, Patty, Gloria y Ofelia

LA MEJOR MAESTRA

El primer día de clases, la profesora Thompson, maestra del 5 grado de primaria, les dijo a sus nuevos alumnos que a todos los quería por igual. Pero eso era una mentira, porque en la fila de adelante se encontraba hundido en su asiento Jim Stoddard, a quien la profesora Thompson conocía desde el año anterior y había observado que él era un niño que no jugaba bien con los otros niños, que sus ropas estaban desaliñadas y constantemente necesitaba un baño.

Con el paso del tiempo, la relación entre la profesora y Jim se volvió desagradable, a tal punto que ésta sentía mucho gusto al marcar sus tareas con grandes taches en color rojo y poner una gran "F" en el encabezado.

Un día la escuela le pidió a la Sra. Thompson revisar los expedientes anteriores de cada niño de su clase y ella puso el de Jim hasta el final. Sin embargo, cuando revisó su archivo,se llevó una gran sorpresa.

La maestra de primer grado de Jim escribió: "Jim es un niño brillante con una sonrisa espontánea. Hace sus deberes limpiamente y tiene buenos modales; es un deleite tenerlo cerca".
Su maestra de segundo grado escribió: "Jim es un excelente alumno, apreciado por sus compañeros pero tiene problemas debido a que su madre tiene una enfermedad incurable y su vida en casa debe ser una constante lucha".

Su maestra de tercer grado escribió: "La muerte de su madre ha sido dura para él. Trató de hacer su máximo esfuerzo pero su padre no muestra mucho interés y su vida en casa le afectará pronto sino se toman algunas acciones".

Su maestra de cuarto escribió: "Jim es descuidado y no muestra mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones se duerme en clase". En este momento la Sra. Thompson se dio cuenta del problema y se sintió apenada consigo misma. Se sintió todavía peor cuando al llegar la Navidad, todos los alumnos le llevaron sus regalos envueltos cada uno de ellos en papeles brillantes y preciosos listones, excepto por el de Jim. Su regalo estaba torpemente envuelto en el pesado papel café que tomó de una bolsa del súper. Algunos niños comenzaron a reír cuando ella encontró dentro de ese papel un brazalete de piedras al que le faltaban algunas y la cuarta parte de un frasco de perfume. Pero ella minimizó las risas de los niños cuando exclamó: - ¡Qué brazalete tan bonito, poniéndoselo y rociando un poco de perfume en su muñeca! Jim Stoddard se quedó ese día después de clases solo para decir: - "Sra. Thompson, hoy usted olió como mi mamá solía hacerlo". Después de que los niños se fueron, ella lloró por lo menos durante una hora.

Desde ese día ella renunció a enseñar solo lectura, escritura y aritmética. En su lugar, ella comenzó a enseñar valores, sentimientos y principios a los niños. La señora Thompson le tomó especial atención a Jim. A medida que trabajaba con él, su mente parecía volver a la vida. Mientras más lo motivaba, más rápido respondía. Al final del año, Jim se había convertido en uno de los niños más listos de la clase y a pesar de su mentira de que ella quería a todos los niños por igual, Jim se volvió uno de sus consentidos.

Un año después, ella encontró una nota de Jim debajo de la puerta del salón, diciéndole que ella era la mejor maestra que había tenido en su vida. Pasaron seis años antes de que recibiera otra nota de Jim.

Él entonces le escribió que ya había terminado la preparatoria, había obtenido el tercer lugar en su clase, y que ella todavía era la mejor maestra que había tenido en su vida. Cuatro años después, recibió otra carta, diciéndole que no importando que en ocasiones las cosas habían estado duras, él había permanecido en la escuela y pronto se graduaría de la Universidad con los máximos honores. Y le aseguró a la Sra. Thompson que ella era aun la mejor maestra que él había tenido en toda su vida.

Luego pasaron otros cuatro años, y llegó otra carta. Esta vez le explicó que después de haber recibido su titulo universitario, él decidió ir un poco más allá. Y le volvió a reiterar que ella era aun la mejor maestra que él había tenido en toda su vida. Solo que ahora su nombre era más largo y la carta estaba firmada por el Dr. James F. Stoodard, M.B. El tiempo siguió su marcha y en una carta posterior Jim le decía que había conocido a una chica y que se iba a casar. Le explicó que su padre había muerto hacia 2 años le preguntó si accedía a sentarse en el lugar que normalmente esta reservado para la mamá del novio. Por supuesto que ella accedió. Para el día de la boda usó aquel brazalete con varias piedras faltantes y se aseguró de usar el mismo perfume que le recordó a Jim a su mamá la última Navidad. Ellos se abrazaron y el Dr. Stoddard susurró al oído de la Sra. Thompson:

- "Gracias Sra. Thompson por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir importante y por enseñarme que yo podía hacer la diferencia".

La Sra. Thompson, con lágrimas en sus ojos, le susurró de vuelta diciéndole:
- "Jim, tu estás equivocado. Tu fuiste el que me enseñó que yo podría hacer la diferencia. No sabía como enseñar hasta que te conocí".

Las experiencias que tenemos a lo largo de nuestras vidas (gratas y desagradables) marcan lo que somos en la actualidad, no juzgues a las personas sin saber que hay detrás de ellas, dales siempre una oportunidad de cambiar tu vida.

Nos enchufamos, gracias!


imagenes contadores

Dejen su comentario